Seleccionando la Caja: Elegir una caja de tamaño adecuado al contenido evitará que éste se rompa o maltrate. Los artículos frágiles pueden ser protegidos mediante dos cajas, la principal que contenga el artículo y una secundaria para empacar la principal.

Protegiendo lo Frágil: Envolver individualmente los artículos frágiles con Rollo Poli burbuja o Papel Reciclado evita que se rompan o dañen. No deben envolverse con papel periódico ya que la tinta puede maltratarlos y/o mancharlos.

Llenando el Espacio Vacío: Eliminar los espacios vacíos en las cajas evita que el contenido se maltrate. Éste puede ser ocupado con Papel Reciclado.

Reforzando la Caja: Colocar Cinta de Empaque en la parte superior e inferior de la caja garantiza que ésta no se abra o rompa.

Etiquetando Apropiadamente: Etiquetar las cajas de acuerdo con su contenido facilita su localización. Es importante marcar con la palabra “FRÁGIL” aquellas cajas que contengan objetos delicados que requieren un trato especial.

Deja un Comentario